Skip links

Tratamiento Toxina Botulínica

tratamiento-botox-crevillent-toxina-botulinica
Expertos en

Tratamientos con toxina botulínica

La toxina botulínica  es una sustancia química que disminuye temporalmente la contracción muscular actuando directamente en la unión neuromuscular. Se deriva del cultivo de una bacteria, Clostridium botulinum, utilizada durante varios años en Oftalmología y Neurología. Su uso en Medicina Estética está indicado para el tratamiento de ciertas arrugas llamadas “de expresión” de la cara.

El tratamiento consiste en inyectar dosis muy bajas de toxina botulínica purificada directamente en los músculos faciales superficiales, disminuyendo temporalmente su fuerza de contracción, lo que rejuvenece la cara y suaviza la apariencia, su expresión. Las inyecciones de toxina botulínica se realizan en puntos específicos, con dosis apropiadas diluidas, dependiendo de la localización y la importancia de las arrugas, después de un cuidadoso marcaje cutáneo. No es necesario anestesia de la piel.

Los efectos serán visibles entre los 5 a 10 días después del tratamiento. Durante los primeros 10 días, los efectos en la cara pueden ser variables (incluso asimétricos a veces), antes de estabilizarse. Ello puede ser debido, a la contracción asimétrica fisiológica de nuestros músculos faciales.

La asimetría en ambos lados de la cara, con arrugas más marcadas en un lado que en el otro, existen muy a menudo, ya que el músculo responsable de la arruga puede ser más potente en un lado de la cara que en el otro. Esto se analiza generalmente antes de la inyección. En tal hipótesis, las inyecciones se realizarán de acuerdo con una técnica adaptada y ligeramente diferente en un lado comparada con el otro. A pesar de esta precaución, la asimetría residual puede persistir y puede ser necesaria la realización de  una inyección adicional 10 a 15 días después.

Una consulta es recomendable entre 10 a 15 días después de las inyecciones para juzgar el resultado. Las inyecciones deben realizarse varias veces cada 4 a 6 meses, para obtener una cierta estabilidad del resultado. Los resultados se alargan más con las inyecciones repetidas, entre 8 a10 meses. Se recomienda que no se reduzca el tiempo entre las sesiones a menos de 3 meses para evitar la creación de resistencia al producto. En caso de piel gruesa o «surco profundo”, puede ser necesario realizar otras técnicas (relleno) para optimizar el resultado.

Pide cita con nosotros
Return to top of page